Alemania·Compras·Cosas de madre·Emigrar

Seur presenta: El paquete que jamás llegó.

Bien, éste post de hoy va a ser duro.

No quiero dejarme nada en el tintero, ningún adjetivo calificativo, ninguna sensación, ninguna mentira…

Todo empezó el día que mi familia nos intentó mandar a Alemania un paquete (desde España, se entiende), el paquete era y es importante para nosotros, contiene cosas que no hemos podido traer en la mudanza y que NECESITAMOS. Botas de invierno del químico, camisetas de invierno mías, cojollos, que aquí la sensación térmica es de bajo cero casi siempre, y cosas de mayor o menos importancia, entra las que están mi amada máquina de coser, que solo tenía dos meses de uso cuando Seur me la arrebató de las manos, y la máquina de pelar la barba del químico, la cual necesita, ya que ha pasado un mes siendo el hermano pequeño de Noé.

El paquete, que alcanzó el bonito peso de 25 Kilos, salió un lunes de nuestra querida Granada, costándole al bolsillo de mi buensuegro 113 € de nada.

Con “er cuchillo clavao” en la espalda, éste hombre se quedó tranquilo, porque claro, con ese precio, qué podía pasar, además, era Seur, una compañía… de renombre.

Aunque éste post parezca chistoso, mi cara ahora mismo es un poema, de verdad, porque el jueves de esa misma semana un chiquillo de DPD llamó al timbre de mi casa en Alemania, y vino a dejarme un mini bulto que no llegaba a dos kilos, el cual miré con asombro. Vale, yo esperaba un paquete enorme, y me llega ésto, “A ver, haz memoria, has pedido algo en eBay?” me dice el químico, que ya me conoce, pero no, no recuerdo haber pedido nada.

Al abrir el paquete, descubrimos ropa usada de una niña pequeña y un muñeco de plástico. Definitivamente ese paquete nos lo habían enviado por error, pero al mirar la etiqueta, un sudor frío nos recorrió la espalda, la destinataria era yo, y el remitente, mi buensuegro, es decir… ¡¡Nos han mandado un paquete que no es nuestro con nuestra etiqueta!! Luego… nuestro paquete lleva la etiqueta de éste y se dirige a….?

¡¡Perdemos el tren!!, así que tenemos que salir pitando, y por el camino me entra la malasangre, y el químico me aguanta vociferar y “cagarme en to lo que se menea”.

Días vinieron de llamadas a Seur, veréis, llamadas desde Alemania a España, varias al día muchas veces, llamadas que nos cuestan un ojo de la cara, pero queremos saber donde está nuestro paquete, nos dicen que lo tiene la chica que esperaba recibir el paquete nuestro, una chica francesa, y que están esperando recogerlo… pero pasa casi una semana, y ni lo recogen, ni llega, ni nada.

Me desespero… las llamadas son a diario. No me dan datos, cada día me dicen una cosa, que se ha perdido, luego que lo tiene la chica, luego que no saben donde está.

Hasta que harta de todo, trato de contactar con la destinataria real del paquete que me ha llegado, la busco por cielo y tierra y al final doy con un mail gracias a un curriculumantiguo suyo, le escribo diciendo que por favor, devuelva mi paquete, porque Seur me ha dicho que lo tiene ella, y que agilice el proceso… Le dejo mi nombre, un teléfono y por defecto, claro, el email.

Al dia siguiente por la mañana ésta chica me llama desde Francia, y me aclara que ella no tiene ningún paquete mío, y que hasta día de ayer, no sabía tampoco donde estaba el suyo (cuando yo hacía mas de una semana ya le había dicho a Seur que lo tenía yo, que lo recogieran) y entonces me derrumbo…

A día de hoy, sigo llamando a Seur casi a diario y han dado mi paquete por perdido.

Quitando la atención por parte de Seur internacional en Madrid, que ha sido correcta y adecuada, pidiendo disculpas en todo momento, la atención de las chicas de Seur Granada ha sido LAMENTABLE.

Y… ¿Qué decir del chico que le puso la etiqueta de un paquete de 25 kilos a uno de 1 kilo y medio y viceversa? ¿Estaba ciego? ¿Era su primer día de trabajo? ¿Nadie le ha dicho nada a ese muchacho (o muchacha, no discriminemos)?

No entiendo como pueden hacer eso con un paquete, no solo equivocarse de dirección, si no perderlo sin rastro, lo cual, contando con el sistema de códigos de barras que llevan los paquetes de Seur, para ser localizados en cada uno de los pasos que dan, me parece increíble.

¿Me están mintiendo los chicos de Seur? ¿Se ha quedado el jefazo de Seur mi máquina de coser, mis telas vintage y los hilos de colores en un alarde de DIY, y se va a montar un blog?

¿Alguien se ha apoderado de las botas del químico, de su máqina de pelar barbas, y de sus calcetinos “calentitos” nuevos? ¿Y qué hay de los libros de mi hija? ¿Los van a usar de regalos de navidad para algún otro niño, ahora que estamos en crisis?

Cabe destacar que en la caja, iba una botella de Carlos III, cognac típico en toda casa española, que era un regalo para el abuelo alemán, que todavía está esperando, pero el qué habrán hecho con eso lo dejo a vuestra imaginación.

Lejos de que éste post parezca guasa, mi indignación a día de hoy llega a límites insospechados.

Vaya panda de mentirosos, vaya mal servicio, y vaya poca profesionalidad y ayuda que nos han dado en todas éstas semanas, prometiendo llamadas que nunca recibimos, y remuneraciones económicas que sabemos que no van a llegar.

Si estáis viviendo en el extranjero, ahí dejo mi experiencia.

Un comentario sobre “Seur presenta: El paquete que jamás llegó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s