Alemania·Alimentación·Recetas·Recetas para niños

De por qué separé a mi hija de cualquier cosa comestible prefabricada

Estamos haciendo crecer a nuestros peques en un mundo lleno de artificialismos.

Zumos preparados, comidas preparadas, helados cargados de colorantes, conservantes y porquerías del estilo que no benefician en nada a tu hijo, y por supuesto, azúcar, azúcar por todos lados y para todo.

“Eh, que no eres Celia Cruz, basta ya de tanto azúcar”, me dije un día, y es que el azúcar engancha, y cómo…

Yo no era partidaria de dar demasiadas “chuches” a mi hija, de hecho alguna que otra y en ocasiones muy especiales, cumpleaños, como premio a algo… y poco más (llamadme mamá sargento, por favor) y hubo un tiempo que, justo cuando llegamos a Alemania, estuvimos dos meses viviendo en casa de mi abuela aquí, mientras encontrábamos nuestra propia casa, y claro, aquí las chucherías son las reinas, hay pasillos enteros llenos de gominolas de todo tipo, ríete tu del Carrefour en España, ésto es la cuna del dulce, hamijos.

Claro, como no, bisabuela y bisnieta hicieron muchas migas con una caja de Kinder barritas de por medio, y yo notaba a mi hija totalmente obsesionada cuando no tenía dulces, quería comerlos a todas horas, comía peor las comidas principales y buscaba cualquier excusa para que le diéramos o bien chocolate, o bien gominolas.

Que no os engañen, por mucho que las bolsas de “Nimm 2” (para el que no las conozca, unas gominolas alemanas que presumen de tener vitaminas y de ser sanas) digan que son buenas para los niños, no lo son, y si no, echad un vistazo a la etiqueta y mirad luego en internet.

Alemania es el lugar de los padres ocupados, hay pasillos completos llenos de cosas preparadas para niños, que tratan de tranquilizar a padres que quieren lo mejor para ellos.

precocinados-congelados-niños

Así que, en contra de todo ese tipo de alimentación, puse en mi cocina una licuadora, algunas dirán: “Eh, que la fruta tiene químicos que usan para sus bichitos”, ehmmm… claro, pero creedme que el porcentaje que afecta a la fruta es una parte de un millón.

Y cansada de leer en muchos cartones y botes de zumo que el porcentaje de fruta contenido era a veces incluso de un 11% (UN 11%!!!!!!!!! Que es entonces el 89% restante? Agua? con que? lo dejo a vuestra imaginación) pues me decidí a hacerle a mi hija zumos naturales, y mira que es un tostón fregar el pu***tero aparato licuador, pero solo de pensar la cantidad de fruta que está tomando mi hija, compensa a mi pereza de fregar cacharros.

Empecé por ahí, y seguí por hacer todos los días ensalada en la comida.

El aguacate aquí en Alemania está a precio de riñón, quién me lea que haya vivido o esté viviendo aquí me comprenderá y compartirá mi dolor, pero es tan sano, de verdad, tan tan tan sano para toda la familia, que no podréis dejar de comerlo.

Así que la ensalada que no salta en casa casi nunca es la de aguacate, cebolla, pepino y a veces trocitos de manzana, lechuga… semillas…. por supuesto, aceite de oliva, un pelín de sali y jengibre en polvo (ésto último adereza gran parte de mis platos, lee más acerca de lo bueno que es el jengibre aquí.)

Los niños suelen encontrar rara la textura del aguacate, pero yo a mi hija se lo he dado desde pequeña, y tengo suerte de que le guste, ya que está considerado un super alimento.

Si queréis mas info del aguacate y algunas recetas para niños que lo incluyen, pinchad aquí.

Otra cosa que he hecho, ha sido eliminar congelados y pizzas preparadas de nuestra dieta.

Tengo la suerte de tener una Thermomix, y en ella preparo la masa de la pizza, lo cual me lleva dos minutos (DOS!!!! y le quito a mi hija decenas de conservantes de un plumazo) y después agrego queso, tomates cherry, orégano y lo que surja que tenga en la nevera.

¿No tienes thermomix? No es excusa, puedes hacer masa como toda la vida, y ademas, es tannnnn relajante amasar…

Nuestra dieta se basa casi en su totalidad en verduras, pescado y carne (muy muy poca, solo dos veces en semana) pero sobre todo, buscando muchísimo comer cosas naturales, de temporada, si puede ser de la zona y siempre, siempre, hechas en casa.

Ésta es mi experiencia, y trato de dar a mi hija lo mejor, y estoy convencida de que lo mejor es eliminar todo lo posible colorantes y conservantes de su dieta.

Gracias por leer, y si necesitáis saber algo mas, no dudéis en preguntarme.

Un abrazo desde la fresquita Alemania

3 comentarios sobre “De por qué separé a mi hija de cualquier cosa comestible prefabricada

  1. Me siento muy identificada con lo que dices, hace mucho que empecé a cuidar mi alimentación. Alguna vez me doy algún capricho pero en muy contadas ocasiones. Es curioso, también, comprobar como al cambiar tu alimentación te vas llenando de energía.

    Me ha encantado el post, un abrazo.

  2. Aquí amamos el aguacate. Lástima que los venden tan caros y no siempre salen buenos. Es de suerte! A nosotros nos encanta hacer ensalada de aguacate y mango. Con un poquito de limon, sal y pimienta. Es una delicia!

    Que bueno que hayas empezado a ser más consiente de lo que le das de comer a tu hija y a tu familia en general. Nosotros no tenemos niños aún, pero seguimos un estilo de vida similar: consumir frutas de temporada, muchas verduras y ensaladas, carne una vez a la semana, cero pan blanco. etc. Y nos encanta la comida hecha en casa, aunque al final toque arreglar la cocina y demás, nada se compara con saber que te estás alimentando sanamente.

  3. Que raro leerles sobre el aguacate y el mango o con alguna otra fruta… soy de México y lo comemos en guacamole: cebolla, cilantro, limón, pimienta, tomate en cuadritos. O sólito como acompañamiento de caldos como de res o pollo, o de potaje de lenteja. A mi me gusta machacado con limón y sal. También se le ponen a las empanadas por arriba, o en rebanadas sobre las tostadas (que son diferentes a sus tostadas). A las tortas en fin que de ensaladas nada, y tenemos la suerte de tenerlo a la mano. Imagina que mi suegro tiene en su patio un árbol de aguacate y cuando es temporada nos manda o lo compramos en el súper que debe estar como en un euro cincuenta más o menos osea 30 pesos mexicanos y ¡es caro! Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s